Bienes históricos y artísticos

En museos, salas de exposiciones e inmuebles de interés histórico-artísticos el paso del tiempo y su exposición al ambiente hacen susceptibles a las colecciones albergadas de presentar deterioros y daños causados por determinadas plagas.

La acción de las variaciones de temperatura, oxígeno o microorganismos, así como los trabajos de mantenimiento a realizar dependerán sobre todo del tipo de materiales que una determinada sala alberga. Es por ello que un museo también requiere de labores de lucha frente a determinadas plagas, como bacterias y hongos, artrópodos o roedores.

Todo comenzará con unas buenas prácticas de mantenimiento y aplicación y llevarlas a cabo de manera escrupulosa, así como realizar tratamientos o estudios periódicamente a fin de evitar una plaga o actuar de manera inmediata ante los primeros síntomas.

 

Plagas importantes

Plagas en museos

Algunos casos de plagas en museos y salas de exposiciones son por ejemplo los escarabajos de las colecciones que pueden acabar con animales disecados y herbarios en poco tiempo o los hongos que afectan especialmente en casos de bibliotecas con libros antiguos, sobre todo si en algún momento un libro sufrió de humedad, o también en tapices y alfombras los escarabajos y polillas de las alfombras pueden llegar a constituir un grave problema en interiores al dañar su fino entretejido.

Tratamiento de los bienes

Los tratamientos que se emplean en bienes de interés cultural e histórico son punteros y muy específicos utilizando biocidas, desinfectantes y fungicidas de última generación y tratamientos de atmósfera modificada con CO2 por resultar inocuos y no alterar la composición de una obra de arte.

Di adiós a los bichos y roedores

Lláma al 91 498 72 40 o

Contacta Ahora