Calidad del aire interior

La calidad del aire de interiores se puede definir como las condiciones ambientales de los espacios de interior adecuadas los que la utilizan y a la actividad que se realiza allí, definidos por los niveles de contaminación química, microbiológica y por valores de factores físicos. Se aplica en especial en empresas.

Estuidos de calidad del aire interior (CAI)

La modificación del RITE (Reglamento de instalaciones térmicas en los edificios) del 13 de abril de 2013, según RD 238/2013 establece la obligación con carácter anual por parte de la empresa mantenedora realizar una Auditoria de la CALIDAD DEL AIRE INTERIOR y el estado de HIGIENE DEL SISTEMA DE CLIMATIZACIÓN en edificios con instalaciones térmicas de potencia útil nominal de 70kW (sumatorio de la potencia de todos los equipos) de los edificios de las siguientes actuaciones:

Están excluidas de la norma de ambientes interiores aquellas instalaciones que exclusivamente se dedican a procesos industriales.

UNE 100012: Higienización de Sistemas de Climatización

Calidad aceptable del aire, el aire que no contiene sustancias contaminantes en cantidades nocivas para la salud y cuya calidad sea satisfactoria para el 80 % de las personas.

  • Valoración de la necesidad de limpieza
  • Clasificación del espacio para establecer las revisiones
  • Control de hongos y aerobios previo y posterior a la higiene
  • Control de partículas en ambiente y superficie de conductos

• UNE 171330: Calidad Ambiental en Interiores

Condiciones ambientales de los espacios interiores adecuados al usuario y actividad, definidas por los niveles de contaminación química, microbiológica y por los valores de los factores físicos.

  • Diagnóstico y clasificación del espacio según el riesgo
  • Control de confort térmico, del CO2, CO, de partículas, de aerobios y de los hongos
  • Elaboración de planes preventivos y correctores
 

Plagas importantes

Cómo se hace una CAI

Desratizaciones Europa disponen de personal titulado altamente cualificado multidisciplinar de Técnicos superiores en CAI y Técnicos Instaladores –Mantenedores acreditados por la D.G. de Industria para efectuar:

  • Inspecciones in situ para la realización de un Informe Previo de situación a la Auditoria de Calidad del Aire Interior, esto nos conocer las irregularidades más importantes para su posterior subsanación
  • Realización de auditorías de Calidad de Aire interior en edificios de oficinas, quirófanos e industria alimentaria
  • Si todo está conforme, Emisión de Certificado Calidad de Aire Interior (CAI)

Necesidad de auditorias de CAI

Pasamos gran parte de nuestro tiempo en espacios cerrados, generalmente en edificios (trabajo), que pueden verse afectados por contaminantes varios (físicos, químicos o biológicos) pudiendo afectar negativamente a nuestra salud y calidad de vida, tanto en el ámbito laboral como en el hogar.

Una mala CAI puede originar los siguientes efectos adversos:

  • Síndrome del Edificio Enfermo (SEE) enfermedad reconocida por la OMS desde el año 1982
  • Descenso de la productividad debido al aumento del absentismo laboral
  • Perdida de la Imagen corporativa
  • Repercusiones legales

Beneficios de una buena CAI

  • Aumento de confort en el puesto de trabajo
  • Aumento de la productividad
  • Aumento de calidad de vida
  • Disminuye el riesgo de padecer enfermedades o alergias
  • Disminuye las bajas y por lo tanto el absentismo laboral

Síndrome del edificio enfermo (SEE)

El Síndrome del Edificio Enfermo es el nombre que la Organización Mundial de la Salud (OMS) usa para agrupar las enfermedades generadas por contaminación del aire en espacios cerrados.

La OMS alerta sobre los riesgos que acarrea la contaminación interior. Según la investigación, desde los restos de comida, los barnices de muebles, las pinturas de las paredes, más el polvo, bacterias, etc., son desencadenantes de la contaminación del aire interior.

La mayoría son lugares cerrados con mala ventilación, lo que no permite que los contaminantes salgan al exterior. Las partículas provocan inflamaciones en las vías respiratorias y reducen la oxigenación de la sangre.

Hay unas características de edificios comunes identificadas en la mayoría de los casos:

  • Mobiliario, equipos informáticos, fotocopiadoras, fax, etc.
  • Inadecuada ventilación mecánica y climatización
  • Temperaturas no adecuadas, falta de iluminación, etc.
  • Materiales de construcción variopintos e infraestructuras de mala calidad
  • Construcciones herméticas y falta de circulación del aire
  • Superficies como paredes y suelos recubiertos con materiales textiles

Los síntomas más comunes cuando se padece los síntomas de edificio enfermo son:

  • Irritación cutánea, nariz, ojos y garganta
  • Rinitis, ronqueras, dificultades respiratorias
  • Sequedad de mucosas, garganta, nasales y piel
  • Problemas cardiovasculares
  • Dolores de cabeza, fatiga mental, mareos, somnolencia

Di adiós a los bichos y roedores

Lláma al 91 498 72 40 o

Contacta Ahora